30 de abril de 2007

madero profano

I


sin los frenos le dijo
sus manos eran ya restos de noche
en el aire una cifra

un mural cuenta el final del relato.



II


dos / cuatro
cinco seis / ocho cero
le divirtió la cruz que se formaba

del otro lado no atendía nadie.



III


goteaba
se pasó la mano por la cabeza y vio rojo
miró entonces al cielo
un hombre con un cuchillo caía / sonriente.



IV


separó sus brazos
sus piernas sus manos su cabeza
su tórax su sexo sus rodillas
se extrañó.



(de confirmación del paraíso, 2007)

1 comentario:

Cíclopa dijo...

se separó
las cuerdas vocales
se paró
sobre ellas
-soy otra cuando digo,
soy otra cuando callo,
soy otra cuando no soy-



-